divendres, 7 d’agost de 2015

¡Voy a ser mamá! (1er trimestre)

Futuras mamás,

Hoy la entrada de blog va por vosotras ;)

Tanto si estáis embarazadas como si queréis ir en busca del dragón, os voy a contar mi experiencia. Esta entrada, en concreto, la dedico al primer trimestre.

Cuando el papá del dragón y yo decidimos que queríamos ir en su busca, lo primero que hicimos fue pedir cita con mi ginecóloga. Quería hacerme una revisión y comentarle mis dudas, miedos...

Mi gine es muy cañera. Me recomendó que me hiciera un análisis (que, finalmente, no me dio tiempo a pedirlo) y me recetó ácido fólico (con yodo y B12)
El ácido fólico es bueno tomarlo antes y/o durante los primeros meses de embarazo para evitar problemillas en la formación de nuestro bebé. Como, por ejemplo, la espina bífida.

Uno de mis temores era la toxoplasmosis (En aquellos momentos no sabía si la había pasado, o no) Tenemos una gata y había leído barbaridades por internet: «Si tienes gato, deshazte de él». ¿Perdón? ¿Están fomentando el abandono de animales?
Por mi parte, lo tenía claro. Mi Lluna se queda en mi casa y mi ginecóloga, por supuesto, me apoyó.
Además, me explicó que las personas que no tenían gatos, también podían contagiarse, por ejemplo, a través de las verduras o por la carne poco cocinada.

Para prevenir el contagio -tanto si tenemos gato, como si no- sólo hay que seguir unas sencillas normas de higiene: limpiarse las manos (sobre todo si tocamos tierra; por ejemplo, si tenemos plantas), evitar recoger las heces de los peludos (en casa las recoge mi chico) y si las recogeis, limpiarse bien las manos. Limpiar bien frutas y verduras, cocinar bien las carnes y no consumirlas en crudo.

Como veis, es muy sencillo: limpiarse las manos. Parece obvio, pero no lo es. Si todos nos limpiáramos las manos (después de ir al baño, antes de cocinar...) evitaríamos muchas cosas. Entre ellas, la gripe, la hepatitis A...

Anécdota: Mi chico se fue a un baño público. Estaba él y cuatro hombres más. Después de ir al baño, fue a limpiarse las manos... cosa que sólo hizo él.

Para mayor tranquilidad, en el análisis de cada trimestre, nos hacen la prueba de la toxoplasmosis. Entre otras cosas, porque se pasa como un resfriado.

¡Ya estoy embarazada!

Lo primero es hacerse una prueba. ¿Da positivo? Pues se pide cita con la matrona. Ella nos facilitará la cartilla de embarazo, nos hará unas preguntas de rigor: ¿es el primer embarazo? ¿Es deseado? ¿edad? ¿trabajo?...
Nos pedirá la primera analítica y pasará nuestro informe al hospital.
En unos días, nos llamarán del hospital para tener una primera cita y concertar el resto.
Todo esto si vais por el sistema público.

¿Qué es mejor? Lo que nos acople a cada una. Por ejemplo, yo confirmé mi embarazo por mi ginecóloga (por privado), pero después, el seguimiento lo he hecho por el público.
¿Quejas? Ninguna.
La diferencia entre público y privado es la cantidad de visitas y ecografías que nos hacen. En el público, una por trimestre si todo va bien. En el privado, todos los meses.
A algunas personas les parece poco tres ecografías... Como yo defiendo el sistema público y sé que no es gratis (lo pagamos entre todos) Entiendo que, si el embarazo es normal y no hay ningún riesgo, con tres ecografías, basta.
No sé cuánto vale una ecografía normal. Sé que una analítica normal, nos cuesta 90€... aunque no los paguemos, directamente.

Me siento rara

El primer síntoma de embarazo es la ausencia de la menstruación. A partir de ahí, tenemos un mundo por descubrir. Cada mujer es un mundo y cada mundo tiene sus cosillas.
En lo que coincidimos todas es en el cansancio. Yo me dormía después de comer, después de cenar... estaba cansada a todas horas.

Otros síntomas: dolor de cabeza, sensibilidad e hinchazón de los pechos, aumento de ganas de orinar... Aumento del apetito.

Éstas son las normales.

Si tenéis suerte, no sabréis qué es eso de tener nauseas. Si no, a partir de la semana 8... entrar a la cocina será una tortura. Nos volvemos muy sensibles a los olores y cualquiera nos molesta: desde el pescado al perfume.
Y de ahí pasamos a las nauseas.

Es mentira eso de «nauseas matutinas». Pero mentira, mentira. Yo tenía a todas horas (especialmente, por la tarde) Me levantaba mal, me acostaba mal y a las cinco de la mañana me podía levantar, sin ningún tipo de problema, y abrazarme al wc durante unos segundos interminables.

¿El truco? Consumir hidratos de carbono (evitando la bollería, claro) y comer pocas cantidades, pero más veces.
Si tenéis las nauseas al levantaros, por la noche, dejaros un puñadito de almendras en la mesilla de noche y os la coméis antes de levantaros.

¿Y si tengo antojos?

Yo no he tenido antojos. Sí he tenido preferencias a la hora de comer, pero no me he despertado a las tres de la mañana con ganas de, no sé, algodón de azúcar.
Sí que es cierto, que comes lo que tu cuerpo te pide. Por ejemplo, desde el final del segundo trimestre, yo he aumentado el consumo de carne roja (y eso que no me apasiona) y de sardinas (otro alimento que tampoco es mi favorito) Con el resultado de la última analítica, tengo falta de hierro. Ambos alimentos son ricos en hierro... la naturaleza es sabia.
Así que comed lo que os pida el cuerpo, pero sin pasaros y, si no habéis pasado la toxo, sabiendo que deberéis cocinar de otra forma. Por ejemplo, en casa somos de carne «vuelta y vuelta». Ahora, es muy hecha.

Ante todo, tranquilidad

Un susto que me llevé durante el primer trimestre fue un sangrado. La matrona o gine, te dicen que puedes sangrar un poco (flujo marrón) porque se está implantando el feto.
Si sangras como una menstruación es mejor ir al hospital. Seguramente no será nada, pero tu estado de ánimo te lo agradecerá.
Porque nadie te dice que tus vasos sanguíneos están más sensibles y cualquier rotura puede parecer una regla, pero no ha pasado nada.

¿Alguna cosa más?

Pues sí. Si no practicáis deporte habitualmente, podéis empezar a caminar. Durante el primer trimestre, mejor que reposéis. Además, estaréis tan cansadas que no os apetecerá hacer nada.
Después, el pilates, la matronatación, un paseo de una hora al día, van muy bien para el embarazo.

¿Y el sexo?

Hay mujeres que la libido la pierden durante el embarazo. Las hay que les aumenta. Después están ellos, que les pasa igual: o la pierden o no.
Si sois de las que la perdéis, pues nada. Si os aumenta, el sexo es seguro hasta el octavo mes de embarazo. Sólo se descarta en casos puntuales: la placenta está abajo, hay riesgo de aborto... En esos casos, consultad a vuestro médico que os guiará y os aconsejará.

Y ante la duda...

Cuando nos quedamos embarazadas somos un mar de dudas, miedos e inquietudes. Por vuestra tranquilidad, de verdad, consultad a vuestro médico, matrona, id al hospital... Mejor volver tranquila a casa, que estar comiéndose el tarro.
Nuestro bebé necesita tranquilidad y nosotras, también.

Ah, y sobre todo, disfrutad de estos meses. Pasan volando (incluyendo las nauseas jejejeje)

En próximas entradas os contaré mi 2o trimestre y cómo está yendo el 3o. Además, hablaremos de alimentación (y caerá alguna receta rica, rica)

¿Y vosotras? ¿Cómo fue el primer trimestre?

Besos

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada